LOPD, legalización, legitimación y protección

Legalización:

La legalización es la obligación con mayor cumplimiento a efectos estadísticos, la cual culmina con la inscripción de los ficheros que contienen datos de carácter personal objeto de tratamiento por la Organización.

Legitimación:

La segunda de las obligaciones indicadas implica que la organización debe ajustar su actividad a las estipulaciones de la normativa en cuestión, en aras a cumplir con los principios rectores de la protección de datos.

Estos principios son:

  • calidad,
  • información,
  • consentimiento,
  • datos especialmente protegidos,
  • deber de secreto y confidencialidad,
  • seguridad,
  • comunicación de datos y
  • acceso a datos.

Protección de datos.

Esta norma regula al completo la tercera de las obligaciones, puesto que determina las medidas de seguridad de índole organizativa y técnica que las entidades deben adoptar en función del nivel de seguridad que tengan asignados los datos y el sistema de tratamiento que utilicen en el desarrollo de su actividad.

Dichas medidas, tales como gestión de copias de seguridad, contraseñas, criterios de archivo del documento, deben quedar registradas en el denominado “Documento de Seguridad”, que debe mantenerse en todo momento actualizado y revisarse siempre que se produzcan cambios relevantes.

La legalización es la obligación con mayor cumplimiento a efectos estadísticos, la cual culmina con la inscripción de los ficheros que contienen datos de carácter personal objeto de tratamiento por la Organización.