Durabilidad

Los datos almacenados en un MINI-CD se mantienen inalterables durante un periodo de entre 10 y 50 años en función de la tecnología de grabación utilizada y las condiciones de conservación.

La duración de los datos dependerá de las variaciones de temperatura y de la exposición a la luz natural del sol. Para una duración óptima de los datos se recomienda mantener los cederones a una temperatura constante de 20 grados centígrados y a total ausencia de radiación solar.